Libros sin IVA, una seña de lo que viene

Por librossiniva

Después de 17 meses de campaña, ya hay más de 76 mil chilenos que han firmado para eliminar el IVA a los libros en nuestro país. Durante este tiempo, la campaña no sólo ha servido para discutir sobre el impuesto, sino que ha instalado en el debate público la importancia de la lectura en la formación de las personas. De eso dan testimonio un buen puñado de columnas de opinión, foros públicos y notas de prensa en diarios, radio y televisión.

Siete de los nueve candidatos que postulan a La Moneda recogen en sus propuestas esta demanda. Varios de ellos la colocan al centro de una serie medidas que buscan democratizar el acceso al libro y elevar unos índices de lectura que parecen estancados en Chile. No puede ser de otro modo. La eliminación o reducción del IVA a los libros debe ser un punto de partida: es justo que el Estado parta haciendo un sacrificio de recaudación fiscal —que podría compensar en otros productos— para mejorar el acceso a un bien cuya circulación todos estimamos virtuosa.

Independiente de quien gane la elección, lo más probable es que, a poco andar, el próximo presidente o presidenta ingrese al Parlamento un proyecto de ley de reforma tributaria que apunte a financiar los cambios en educación que Chile exige. Ese contexto será una nueva oportunidad para que la clase política escuche esta demanda y la incorpore al debate. Quitarle el IVA al libro y mejorar su acceso es también una forma de sumar a un proyecto por más y mejor educación. En materia de impuestos a la lectura, menos es más.

Libros sin IVA